Noticias

120 Aniversario de la BNCJM

Ver todas las noticias

Foto de Concurso Leer a Martí en el año 2000. La amistad.

Concurso Leer a Martí en el año 2000. La amistad.

17/11/2020
Por: Jessica Álvarez Bellas, Biblioteca Nacional José Martí

Este niño fue ganador del Concurso Leer a Martí en el año 2000, estaba en 9no grado y vivía en la provincia de Guantánamo, que es increíble la creatividad de los niños, no dejen de leerlo.

Con un amigo el mundo lo es

Walberto Díaz Cobas


Si les digo que crecí entre libros y amigos tal vez les dé mucha risa… pues desde muy pequeñín iba con mi madre a la escuela, y mientras ella trabajaba, yo pasaba el tiempo en un corral de madera en el fondo del aula y otras veces jugaba con sus alumnos. Allí vi de cerca el busto de José Martí, sus fotografías y libros, fue así que aprendí a manipularlos; allí escuché recitar hermosísimos y patrióticos versos, cuentos, poesías, anécdotas de su vida; todo esto fue despertando en mí la sed de saber cada día más sobre este portentoso hombre que me inspira tanto respeto, cariño y amor.

Por eso quiero hablarle de la amistad como uno de los más bellos valores que caracterizaron su vida y detenerme en su amigo entrañable, su amigo del alma: Fermín Valdés Domínguez Quintanó, a quien desde pequeño lo unió la dicha de estudiar en un mismo colegio con el ilustre maestro Rafael María de Mendive. Su amistad se caracterizó por una simpatía mutua, una relación de confianza, sinceridad, afinidad espiritual y patriótica que los unió para siempre en un mismo ideal: la patria. Su amistad continúa al ir juntos al Instituto de 2da enseñanza y se hace más sólida al compartir los mismos ideales independistas, juntos escriben periódicos, elaboran la carta al compañero traidor que se unió a los voluntarios, juntos comparten la detención, el juicio y el presidio político con apenas 16 años

También, apoyado por Martí, Fermín escribe su 1er libro titulado Los Voluntarios de La Habana en el acontecimiento de los Estudiantes de Medicina. Pepe lee página por página llorando, entonces Fermín le dijo que ese libro que empezó el martirio, debería cerrarlo la poesía, y Martí escribe el valiente poema titulado ´´A mis hermanos muertos el 27 de noviembre´´, y le expresa que son malos, pero escritos pensando en Cuba, en los dolores de su gran amigo y el nuestro cariño que sienten el uno por el otro

Me detengo a reflexionar, suspiro y pienso: ¡Qué grandeza la de estos inseparables amigos! ¡Qué orgullo que me quema la garganta, saber que también soy cubano, cubano de sangre amistosa y rebelde como ellos! Y ahora me doy cuenta de que mi pueblo evoca la imagen martiana uniendo su voz al reclamo de Elián González. ¡Cuántas muestras de amistad verdadera en su pueblo que no han cesado ni un instante de apoyarlo; ¡que no ha faltado a una tribuna abierta, a un desfile, a un llamado de nuestra Revolución! Permítanme decir: ¡¡¡Pero qué pueblo tenemos, pero qué pueblo!!! ¡¡Elián, tú regresarás!!

Por eso exhorto a todos los pioneros cubanos y a todos los países del mundo a fomentar la amistad con solidez, dulzura y una suave hermandad que se desborde por nuestras entrañas, y así luchar por un futuro más agradable y feliz a todos teniendo fe en el mejoramiento humano, y luchando cada vez más por unirnos, prepararnos para fortalecernos para combatir y vencer los males que aquejan al mundo, fundamentalmente a los países pobres que padecen el hambre, la miseria y las peores enfermedades. ¡Unamos nuestras manos en un invencible haz!



Niña leyendo...