Noticias

120 Aniversario de la BNCJM Concurso Leer a Martí logo Programa Nacional por la Lectura logo

Ver todas las noticias

Foto de 120 Aniversario BNCJM-La consagración de María Lastayo

120 Aniversario BNCJM-La consagración de María Lastayo

31/1/2021
Por: Mabiel Hidalgo Martínez, Biblioteca Nacional José Martí

En fecha reciente reabrió sus puertas el Centro de Información y Documentación de las Artes Escénicas María Lastayo, perteneciente al Teatro Nacional de Cuba. Los artistas, teatrólogos e investigadores cubanos y extranjeros cuentan con un arsenal de libros y documentos representativos de dichas áreas de nuestra cultura, debidos, en gran medida, a la labor de la bibliotecaria que a inicios de la década de los ochenta, reorganizó sus colecciones y les dio vida: María Lastayo.  

En la conformación del mencionado centro resultó vital la experiencia acumulada por dicha bibliotecaria en la dirección del departamento de Selección y Canje de la Biblioteca Nacional José Martí (BNJM).

María de los Ángeles Lastayo y Margolles se inició en la Biblioteca Nacional como jefa de despacho de la doctora María Teresa Freyre de Andrade, actividad que desarrolló por poco tiempo, pues pronto le asignaron una de las funciones principales de la institución: la selección y el canje. 

Su laboriosidad traspasaba los límites de un horario laboral de ocho horas. Algunos colegas de entonces dan fe de su entrega a la profesión. El investigador y bibliógrafo Tomás Fernández Robaina, a quien le unió una entrañable amistad, es uno de los que resalta la importancia del trabajo de la Lastayo, además de reconocer su notoriedad dentro del gremio:

En los años de mayor tensión de las relaciones con los Estados Unidos, María logró mantener el canje con las bibliotecas del vecino país norteño. Dado su prestigio fue invitada a colaborar en la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, con el propósito de organizar su biblioteca. Durante esa estancia, visita la Biblioteca del Congreso, en la cual es recibida con agasajos por la directiva de la más importante institución de su tipo en los Estados Unidos. Eso da la medida de su vasta experiencia en el trabajo que realizaba.

Durante décadas logró en la BNJM desarrollar un canje internacional a un nivel muy apreciado hasta por la propia Biblioteca del Congreso. Era tal su sentido de pertenencia con la BNJM que, cuanto libro llegaba a la institución con otro destino, María Lastayo lo incorporaba a los fondos. Tenía un espíritu de trabajo insuperable. (1) 

Para la investigadora Olga Vega, “María era una experta de la profesión bibliotecaria”. Su testimonio acentúa esa sapiencia y los aportes que realizó en la BNJM: (2)

Poseía un dominio absoluto de las labores inherentes a su cargo. Conoció al detalle el mundo de la selección, y mantuvo durante décadas el canje interbibliotecario, en épocas fuertes del bloqueo de los Estados Unidos. Tenía un olfato especialísimo para detectar libros raros y valiosos. 

Se nutría de los especialistas y adquiría colecciones de alto valor. En el campo de la Ciencia y la Técnica, la Bibliotecología, y las Ciencias Sociales, así como de la literatura para Juvenil y Circulante, mantuvo un stock a la altura de los tiempos, al nivel de una Biblioteca Nacional. No tenía horarios ni retrocedía ante los retos de la especialidad. (3)  

La doctora Araceli García Carranza resume las cualidades de la bibliotecaria: “Se entregó a la Biblioteca Nacional de una manera total, con horario de consagración. Fue una trabajadora excepcional. Era capaz de canjear un libro sencillo por uno de gran valor. Sus aptitudes en ese sentido fueron admirables”. (3)

En el orden personal, su carácter fuerte la distinguió siempre. Fumaba, manejó durante años un viejo automóvil en el que iba a la Biblioteca. Tuvo grandes amigos de la intelectualidad habanera. Aunque sus últimos años de vida los dedicó a la documentación del teatro y a otras manifestaciones del arte como el cine y la danza -pasiones que también la circundaron- no atenuó en ella la evocación de la Biblioteca Nacional José Martí, su casa durante más de dos décadas.  

Falleció en La Habana, en 1998, el año de la histórica visita del Papa Juan Pablo ll a la Isla.  


Foto portada: María Lastayo en el Salón de Actos de la BNJM, ca. 1970. En primera fila se encontraba Emilio Setién. Colección de fotografías BNJM.

Notas:

(1) Tomás Fernández Robaina. Comunicación telefónica con la autora, 30 de enero de 2021.

(2) Olga Vega García. Comunicación telefónica con la autora, 30 de enero de 2021. 

(3) Araceli García Carranza. Comunicación telefónica con la autora, 30 de enero de 2021.



Niña leyendo...

Catálogos de la BNCJM