Noticias

120 Aniversario de la BNCJM Concurso Leer a Martí logo Programa Nacional por la Lectura logo

Ver todas las noticias

Foto de 120 Aniversario BNCJM-  Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI.

120 Aniversario BNCJM- Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI.

9/2/2021
Por: Olga Vega García, Biblioteca Nacional José Martí

En esta oportunidad se decidió seleccionar una joya bibliográfica impresa en el español del siglo XVI conocida como El Maestro perteneciente a la colección particular del bibliófilo y pedagogo don José Raventós Mestre (1894-1957), que fue donada a la Biblioteca Nacional José Martí, luego de su fallecimiento, por su hija, la pianista Ángela Raventós.

1. MILAN, LUIS, (c.1500-1561). Libro de música de vihuela de mano: intitulado el maestro el qual trahe el mesmo estilo y orden que un maestro traheria con un discipulo principiante… / Compuesto por don Luys Milan. -- Valencia: Por Francisco Díaz Romano, 1535. -- [137] h.:  il. ; 31 cm.

Según Antonio Palau y Dulcet, es un precioso libro, además de uno de los más antiguos cancioneros españoles; se ha observado que la portada corresponde al folio ii, lo que hace suponer que la primera hoja era una anteportada o habría un retrato del autor. 

2

Luis de Milán fue un vihuelista y compositor, cortesano y poeta valenciano del siglo XVI. Se conocen de él tres libros impresos, de los cuales El Maestro es el dedicado al tema de la música. Su Livro de motes de damas y cavalleros intitulado El juego de mandar [sic] (1535), es una obra literaria con textos y poesías que versan sobre asuntos de la corte y está disponible en Internet. El Cortesano, de 1561, está inspirado en la famosa obra de Baltasar de Castiglione y aporta información acerca de la corte valenciana y sobre el propio Milán.

El Libro de música de vihuela de mano contiene un total de 72 piezas para vihuela sola y vihuela y canto, las cuales son todas compuestas por el autor. Según todas las referencias encontradas, fue el primero en componer música para ese instrumento. De origen aristocrático, su vida se centró en Valencia, Portugal y posiblemente viajó a Italia. 

Según pone de manifiesto en el prólogo del libro, conoció la música de forma autodidacta… “en mi lo he conoscido: que siempre he sido tan inclinado a la musica / que puedo afirmar y decir: que nunca tuve otro maestro sino a ella misma… [sic]”. En él se recogen fantasías, pavanas, romances, sonetos, tientos y villancicos (en algunos casos las obras aparecen en lengua portuguesa debido a su estancia en el país lusitano).

Está bellamente ilustrado con portada grabada, una gran lámina representando a Orfeo tocando la vihuela en el folio VI b, que se ha elegido para dar inicio al artículo por lo atractiva que resulta. Contiene además letras capitales, otros grabados y música impresa. Fue hecho a dos tintas (roja y negra), no solamente en su portada sino en muchas de las otras páginas del texto. 

No por gusto aparece Orfeo en las paginas iníciales del volumen; se trata de un personaje mitológico griego, hijo de Apolo y de la musa Calíope, de los cuales hereda un don: la música y la poesía, y se le representa siempre tocando la lira… “El grande Orpheo / primero inventor / Por quien la vihuela / paresce en el mundo / Si el fue primero, no fue sin segundo / Pues dios es de todos, de todo hacedor” [sic]. En la lámina a toda página aparece tocando el instrumento, rodeado de animales que lo escuchan con atención, enmarcado en una flora exuberante con construcciones al fondo. La novedad de la ilustración reside en la sustitución de la lira por la vihuela, que es el instrumento que desea resaltar Milán, atribuyendo al esposo de Eurídice la invención de ésta última.

El grabado dedicado al Illustrissimus Rex Lusitanorum, al muy poderoso y invictissimo principe don Juhan… [sic](o sea, Juan III de Portugal), es igualmente precioso puesto que el conjunto aparece orlado, con el monarca en su trono y el escudo al pie.

Sobre el impresor puede decirse que Francisco Díaz Romano arrendó en 1535 el antiguo taller del recientemente fallecido valenciano Joan Joffre, de ahí que se aprecie una calidad que solamente podía derivarse de la imprenta de uno de los importantes tipógrafos españoles del período.

En su prólogo se repite lo expuesto en la portada pero hay consideraciones novedosas relacionadas con el autor: “… siguiendo mi inclinación heme hallado un libro hecho de muchas obras: que de la vihuela tenía sacadas y escritas… [sic]”,  lo que indica que posiblemente compuso primero y llevó luego su obra al papel. 

La representación de un curioso instrumento musical, la vihuela, constituye por sí misma una muestra del valor de toda la iconografía representada en los libros antiguos.  No es lo mismo un dibujo moderno que la recrea que una imagen de época. Como puede apreciarse, es un instrumento de cuerdas parecido a la guitarra y jugó en España durante el siglo XVI un papel similar al del laúd en otros países del resto de Europa. La popularidad de la vihuela en un ambiente cortesano conllevó la necesidad de hacer música para tocarla, y Milán fue uno de los que jugó un significativo papel como compositor de obras destinadas a ser ejecutadas con ella.

Obsérvese en estas hojas lo ya expuesto en relación al uso de los dos colores de tintas; el resultado es sobrio y a la vez muy atractivo. La notación musical es diferente a la actual.  A eso se añade la presencia de una orla que enmarca parte de un texto. Es un libro hecho para deleite de un lector del Renacimiento, para un amante de las joyas tipográficas que se realizaban en Europa en el decimosexto siglo y en las que está previsto mantener de principio a fin un estilo en el que nada desentona y que sienta las pautas para futuros seguidores, impresores o editores.

3

Por si fuera poco, la última hoja corresponde a una extensa fe de erratas: “Correccion del auctor en los herrores de la emprenta / por la qual cada uno puede corregir su libro… [sic]”, prueba ya de un interés por mantener la uniformidad de un idioma, que aunque se encontraba en proceso de evolución, fue fruto de la obra de estudiosos preocupados por su futuro perfeccionamiento, como el famoso humanista Antonio de Nebrija (1441-1522), autor de la primera gramática española (1492) y vocabularios bilingües en esa lengua y en latín (1492-1495).

El colofón, continuador de los explicit de los libros manuscritos y los incunables, es muy típico de los libros de esta época y se plasma en forma de fórmula: “A honor y gloria de dios todo poderoso y de la sacratíssima virgen María madre suya y abogada nuestra. Fue impresso el presente libro de música de Vihuela de mano intitulado el Maestro: por Francisco Díaz Romano. En la Metropolitana y Coronada Ciudad de Valencia. Acabose a.iiii.días del mes de Dezie[m]bre Año de nuestra reparación. De Mil y quinientos treinta y seys[sic]”.

Aquí debe llamarse la atención con respecto a algunos detalles interesantes: el uso de la letra gótica puede hacer dificultosa la lectura a un lector actual; se mantiene el uso de la s larga, que semeja una f; se emplean indistintamente minúsculas y mayúsculas; en el nombre del mes se usa la contracción (una e con un trazo encima significa en); y por último el año de este colofón es posterior al que aparece en la portada. Eso no debe ser motivo de asombro, se comenzaba a imprimir en un año y se concluía en el siguiente, luego de un laborioso proceso artesanal.

El libro fue encuadernado posteriormente en pergamino. Su estado de conservación es bueno, con algunas manchas en el papel. Al igual que en otros casos similares, se trata de un material escriptóreo elaborado con fibras textiles, de mucho cuerpo y por tanto resistente al paso del tiempo.

Sacamos a la luz en este artículo una edición que constituye una magnífica muestra para ejemplificar el impreso antiguo de las primeras décadas del siglo XVI, que aún se va desprendiendo de rasgos que lo enlazaban al período del libro arcaico, pero que ya va adquiriendo paulatinamente la estructura que se consolidaría al transcurrir las décadas. Si a eso se añade que se realiza con el fin docente de formar un músico de vihuela de mano, labor que hasta la fecha no se había abordado, es lógico que, como se expresa en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana Espasa Calpe, al paso de los siglos se haya convertido en un libro muy curioso del que se encuentran escasos ejemplares.



  • Foto de Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI. Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI.
  • Foto de Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI. Libro de música de vihuela de mano: precioso impreso musical del siglo XVI.

Niña leyendo...

Catálogos de la BNCJM