Noticias

120 Aniversario de la BNCJM Concurso Leer a Martí logo Programa Nacional por la Lectura logo

Ver todas las noticias

Foto de 120 Aniversario de a BNCJM- En torno a la fecha exacta de la fundación de la Cátedra “María Villar Buceta” y sus primeras actividades

120 Aniversario de a BNCJM- En torno a la fecha exacta de la fundación de la Cátedra “María Villar Buceta” y sus primeras actividades

17/10/2021
Por: Vilma N. Ponce Suárez, Biblioteca Nacional José Martí

En días recientes, mientras consultaba algunos documentos del Archivo de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, hallé una circular firmada por La Dirección titulada Cátedra “María Villar Buceta”. El texto me resultó revelador, porque ninguna de las personas consultadas recordaba la fecha exacta de la inauguración de este espacio de superación profesional de los bibliotecarios. Acerca del año no existían dudas, pues la “Revista de la Biblioteca Nacional José Martí” de enero-abril de 1980, en su sección Misceláneas, consignó la culminación exitosa de su primer curso semestral en 1979 (1). Sin embargo, ni el día ni el mes quedaron precisados en los textos encontrados hasta ahora. 

El documento en cuestión comenzaba con el siguiente párrafo: “El miércoles  17 de octubre a las 4:30 pm., en el Salón de Actos de la Biblioteca Nacional “José Martí”, será inaugurada la Cátedra “María Villar Buceta”, con el inicio de las actividades correspondientes a su primer semestre”(2).  De tal forma que su fundación se produjo en el contexto de las celebraciones por el 78 aniversario de la Biblioteca Nacional, cuya fecha de establecimiento fue el 18 de octubre de 1901. Unos meses antes, en abril, se había instaurado la “Tribuna Enrique José Varona”, otra iniciativa extra bibliotecaria que tenía la finalidad de abordar procesos históricos y personalidades, así como, aspectos de la cultura cubana.  

La circular aportaba otros datos que enriquecen la reconstrucción de la historia de la Cátedra “María Villar Buceta”. Estaba dirigida a diversos organismos del país, lo cual indicaba que desde su proyecto originario no fue concebida sólo para los especialistas y técnicos de la Biblioteca Nacional. Se invitaba a que asistieran las personas interesadas en profundizar e intercambiar experiencias y conocimientos sobre temas bibliotecológicos. También se convocaba a los estudiantes, lo cual era un indicativo de los vínculos existentes en esa época entre la Biblioteca Nacional, la Universidad de La Habana y la Escuela Nacional de Técnicos en Bibliotecas. Incluso varios especialistas de la institución eran sus profesores. Las modalidades docentes seleccionadas resultaron ser las conferencias y cursillos. Esta última forma de superación fue muy utilizada en esos años y se caracterizaba por el tratamiento de una temática específica en un corto período de tiempo. La calidad y brevedad se fundían en esos encuentros. La institución se comprometía a entregar un certificado de asistencia a todo aquel que asistiera al 80%, o más de las actividades.

Otro de los escritos encontrados en el Archivo tenía como encabezamiento “Relación de organismos para que colaboren en la Cátedra María Villar Buceta en el año 1979”(3). Constituía una extensa y variada lista, donde se encontraban: el Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba, Instituto de Documentación e Información Científico Técnica (Idict), Archivo Nacional, Casa de las Américas, Centro Regional de la Unesco en el Hemisferio Occidental, Biblioteca Central de la Universidad de La Habana, Centro de Documentación Pedagógica y Bibliotecas Escolares del Ministerio de Educación, Centro de Documentación del Ministerio de Relaciones Exteriores, Banco Nacional de Cuba, por citar sólo algunos. También se incluyeron las distintas bibliotecas públicas de la capital. De manera que la Cátedra “María Villar Buceta” pretendía involucrar como conferencistas y público asistente a profesionales y técnicos de todos los sistemas de bibliotecas: escolares, universitarias, públicas y especializadas.

Se encontró, además, un borrador mecanuscrito con resúmenes de las actividades desarrolladas por el Departamento de Investigaciones Científicas en 1979 y su proyecto de trabajo para 1980. En la parte correspondiente a la Cátedra se señalaba: “El miércoles 17 de este mes se inició su primer ciclo de conferencias, con la participación especial de la cra. Lic. Lucía Sardiñas, funcionaria del Comité Central del PCC, y la conferencia “El sistema de clasificación de la Biblioteca Nacional. Antecedentes históricos”, a cargo de la cra. Dra. Carmen Fernández Ballester, de la Biblioteca Nacional. La segunda conferencia trató sobre “El servicio de referencias”, a cargo de la cra. Dra. Primitiva Rodríguez, de la Biblioteca Nacional”(4).  Como aspectos positivos se destacó la amplia divulgación realizada sobre ambos encuentros y la significativa cantidad de personas asistentes (82 y 70 respectivamente). 

Asimismo, un informe parcial de la labor desempeñada por la Cátedra, sin fecha, aunque presumiblemente correspondía a 1979, incluyó otras intervenciones: “Los tesauros en la búsqueda de la información” y “Los sistemas de indización”, ambas realizadas por la Dra. Rosa Giráldez, trabajadora del Centro de Información sobre Educación de la Universidad de La Habana; “El trabajo del editor”, por la Lic. Dulcila Cañizares, de la Editorial de Letras Cubanas del Ministerio de Cultura; y “Panorama de la historia del libro”, de la Lic. Olga Vega, bibliotecaria de la Biblioteca Nacional (5). Cuando se elaboró este borrador de informe el Dr. Ambrosio Fornet, en aquel momento especialista del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográfico (Icaic), aún no había impartido sus conferencias sobre “El movimiento editorial cubano en el siglo XIX”. La información aportada en la sección Misceláneas de la “Revista de la Biblioteca Nacional José Martí” (enero-abril 1980) confirmaba que estas actividades fueron efectuadas después, tal como habían sido planificadas (6).  

 En otros documentos se precisó que al finalizar el primer semestre de la Cátedra (octubre-diciembre de 1979) habían asistido 485 personas, y de ellas, 32 fueron merecedoras del certificado de asistencia. Pertenecían la mayoría a la Biblioteca Nacional (18), y en orden descendente: Escuela Nacional de Técnicos de Biblioteca (9), Universidad de La Habana (2), Biblioteca “Máximo Gómez” (1), EPB “Carlos J. Finlay”, del Minsap (1) y una bibliotecaria retirada. 

A pesar de haber transcurrido cuarenta y dos años de la fundación de la Cátedra “María Villar Buceta” esta se ha mantenido y conserva su valor como espacio facilitador del intercambio ideas para la actualización de la gestión bibliotecaria. La pandemia provocada por la covid-19 hizo que se aplazaran los encuentros del 2000 y 2021, no obstante, se espera reiniciar las actividades el próximo año. Nuevos temas de interés para el sector bibliotecario serán abordados en aras de contribuir al perfeccionamiento de su desempeño profesional, a tono con las exigencias de la época que vivimos. 

 (1)“Actividades extra bibliotecarias”, Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 71: 199, La Habana, enero-abril 1980.
 (2)  La Dirección: Cátedra "María Villar Buceta” (Circular), Archivo de la Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, 1979.
 (3) “Relación de organismos para que colaboren en la Cátedra María Villar Buceta en el año 1979”, Archivo de la Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, [1979].
 (4)“Actividades extra bibliotecarias 1979”, Archivo de la Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, [1980]. [p. 1].
 (5) “Cátedra María Villar Buceta” (informe), Archivo de la Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, [1979]. 
 (6) “Actividades extra bibliotecarias”, Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 71: 199, La Habana, enero-abril 1980.

Niña leyendo...

Catálogos de la BNCJM